Puerperios. El renacer.

captura-de-pantalla-2017-02-14-a-las-15-55-32

“Puerperios. El renacer”. Es un documental sobre puerperio, con tu voz.

Tu experiencia cuenta y además puede ayudar a otras madres. 

No hay ningún modo mejor para visibilizar algo que mostrarlo, darle voz, entre todas, entre mujeres-madres vamos a dar voz al puerperio, por nosotras y por las otras, las que vendrán, para que sea para ellas un poco más fácil que para nosotras, si es que fue duro, para que no se sorprendan y se queden sin aliento.

Hay tantos modos de vivir un puerperio como mujeres-madres, pero suele haber pautas en común, cosas que cuando ya han pasado te parecen normales, pero cuando llegas allí sin que te hayan dicho o sin que hayas querido oír, te sorprenden y te desarman.

Vamos a reunirnos entorno al calor del hogar para compartir experiencias, cada una en su casa, puede ayudar mucho a otras, basta con que cuentes cómo te fue a ti.
Sé que probablemente no te parezca valioso, pero lo es, lo es mucho, lo es para ti y para las demás.
La revolución que es un puerperio, los sentimientos a flor de piel, lo bueno y lo malo, cada vez que contamos nuestra vivencia damos aire a las emociones y sanamos y tocamos con nuestra alma a otras, otras que quizás tengan una vivencia muy distinta o tal vez no tan distinta.
Solo compartiendo esto, haciendo saber el caos alegre o triste que es el puerperio, las emociones íntimas que nos despertó, con sólo eso

Puerperios. El renacer. Es un documental que está gestándose en estos momentos. Sin ánimo de lucro, porqué sí, porque es importante visibilizar esto.

Tu experiencia es importante, ahora puedes compartirla con otras mujeres que están gestando hijos o empiezan a encontrarse de cara con el puerperio.

Este el trailer de Puerperios. El renacer, espero que te guste

captura-de-pantalla-2017-02-14-a-las-15-55-32

Si te apetece participar en esta aventura, puedes escribirme a :
puerperio@raqueltasa.com

 

Anuncios

Tejedoras de vida

teladearan%cc%83a

“Creemos ingenuamente que cuando entregamos vida a la vida, estamos “solo” ayudando a crecer a ese pequeño gran ser que hemos llevado en las entrañas, sin darnos cuenta de que nos estamos alumbrando de nuevo a nosotras mismas”.

 

La maternidad, el puerperio son desafiantes, difíciles y no todo tiene que ver con el cansancio, ni con la nueva vida, o sí, pero además hay algo más, algo que nos asusta profundamente, algo que nos hemos callado mucho tiempo, tanto tiempo que no nos atrevemos a ver y es en esa lucha en la que se nos hace difícil maternar.

Nos devuelve a nosotras, desprotegidas, desnudas, con todos los miedos que hemos acallado gritando a la vez y toda la emoción que no hemos sabido expresar. Nos trae de vuelta la sensibilidad para poder explorar hasta el fondo las cosas que no nos hemos atrevido a mirar.

Pero también (esos “pero” salvadores) nos trae la capacidad de sentir la sensualidad en toda su extensión, la capacidad de ver con nitidez la belleza, la belleza en todo, en nuestros cuerpos dadores de vida, en un árbol meciéndose en el viento, en la piel suave de un recién nacido que nuestro cuerpo ha sabido acunar y acompañar mientras crecía dentro y fuera de nosotras.

Luchamos sin tregua durante un tiempo por volver a ser, sin pararnos a pensar que seguimos siendo y ahora somos más, somos como el agua en el río, siempre la misma pero siempre diferente, tomando alimento de todo lo que nos rodea.

Hasta que un día, con un poco de suerte y otro poco de sabiduría, dejamos caer los brazos y nos rendimos a la evidencia. Es imposible volver a aquello, ahora eres esta.
Esta que se desmadeja en llanto porque por un momento cree que no puede, esta que se limpia las lágrimas sintiéndose poderosa.
Esta que se descubre de nuevo en el espejo de una mirada que le dice que no hay nada más importante que ella.

La maternidad y el puerperio son duros, desafiantes, porque te traen de vuelta a casa con todo lo que eres, con lo que no resolviste, te da la oportunidad de continuar desde otra mirada, resolviéndote, recomponiendo lo que no has resuelto hasta ahora.

Claro que es duro, es ver los puntos sueltos de la labor cuando ya has acabado el jersey, los que no quisiste ver y tampoco zurciste y te acostumbraste a vivir tapándolos a los ojos de los otros y a los tuyos propios.  Ahora, ahora, después de tanto tiempo de tanta vida vivida, ahora los vuelves a ver y duelen.
Solo viéndolo puedes volver a tejerlos. Necesitas ver para reconstruir.

Tejedoras de vida, de las de nuestros hijos y de nuestras vidas, porque seguramente la vida no es de nadie, aunque anide en nuestros cuerpos y podamos crearla.

La vida es vida, nos permite tejerla aunque solo somos esas manos sabias que se atreven a entretejer los hilos y crear una nueva vida, la nuestra y la de nuestros hijos. 

Raquel Tasa
Febrero 2017

 

 

Aprender a ser madre

pagventas

¿Se aprende a ser madre? .

Yo creo que no, que ser madre es un instinto, un dejarse ir, un volver a conectar con una misma.

Hay cosas que aprendemos o tal vez simplemente re aprendemos. Dar el pecho debería ser algo natural, fácil pero a veces no lo es. Hemos perdido la costumbre de ver a otras dar el pecho a sus cachorros, no estamos tan en contacto con otras madres y cuando nos llega el momento, nos encontramos con trabas en algo que debería ser tan fácil.

Vivimos en un mundo en el que hemos perdido nuestros instintos en aras de la intelectualidad, nos parece que la parte animal no importa, pero lo queramos o no somos mamíferas, somos antes que seres intelectuales animales y los animales se reproducen y maternan y los mamíferos entre todos los animales tienen las maternidades más largas y amorosas.

Nos hemos aislado, cada cual en su casa y nos llega la maternidad y nos damos cuenta de que no podemos estar tan solas, hemos perdido la costumbre de compartir no solo las cosas buenas, sino también las malas. Estar en casa sola con un bebé puede ser durísimo.

Necesitamos al resto, a todas esas madres que nos rodean y que hasta ahora solo veíamos de pasada en el parque. Necesitamos tribu y comunidad. Algunas opinarán como nosotras y otras no, no importa, vamos a aprender de todas ellas. Vamos a aprender a volver a nosotras, a nuestros cuerpos, a la parte física a lo que somos por encima del intelecto.

¿Se aprende a ser madre? sigo creyendo que no, y sin embargo es necesario volver a tomar el testigo de la naturaleza. No se aprende más es necesario recordar.

Siempre digo que las doulas están llamadas a la extinción. Yo soy doula…. entre otras cosas. Lo digo porque mi esperanza es que llegue un día en el que no haga falta que exista una figura determinada que acompañe a otras madres, sino que todas sepamos y seamos capaces de hacerlo.

Mientras, mi contribución a la maternidad se basa en estos acompañamientos y para poder llegar a más hago cursos y creo comunidades on-line.
Además del curso de “Embarazo y puerperio feliz” , hago otro curso un poco más largo “Puerperio feliz. El Placer de Ser” , junto a Irene García Perulero que es bióloga y nos da esa mirada más mamífera sobre la maternidad.

No, no se aprende a ser madre, se aprenden cosas que nos ayudan en la maternidad, ser madre es un instinto, a veces hace falta un poco de ayuda, o mucha ayuda y estamos todas aqui para atender esa llamada.

Raquel Tasa
Enero 2016

mail : puerperio@raqueltasa.com

 

El trabajo más importante del mundo (Lo que hacemos las madres)

didipit

A menudo nos dicen que no hacemos nada, la casa sin recoger, la ropa sin lavar, no nos ha dado tiempo a ducharnos……

A menudo nos lo creemos y vamos por ahí con la cabeza baja, intentando disculparnos….

Lo que hacemos las madres es el trabajo más importante del mundo.

No hay nada que hayas hecho antes, ni nada que vayas a hacer después que sea más importante que gestar y criar a un hijo.

No hay trabajo en el mundo más importante que ese, tampoco hay un trabajo más exigente. Un trabajo de 24 horas, siete días a la semana. Sin vacaciones, ni fines de semana. Agotador.

Date un respiro, ámate tu también.

Tu vida ha dado un giro completo, sigues en la misma casa, sigues siendo tu y sin embargo esa tú tan conocida ya no está. Date tiempo para conocerte, esta nueva mujer tiene mucho que decir, esta mujer mucho más emocional.
A veces nos molesta tener los sentimientos tan a flor de piel, tómalo como una oportunidad, explora esas emociones que van a poner al descubierto partes de ti que permanecían ocultas.
Es tiempo de tomar las cosas con un ritmo diferente.
Es un tiempo tranquilo, no estamos acostumbradas a sentir correr el tiempo, a ser conscientes de él, a tomarlo con tranquilidad.

Cuando te parezca que no haces nada y sientas que el tiempo se te escapa piensa que:

– La organización y el orden de antes no tienen porqué ser válidos ahora, déjate llevar.
– Haces mucho, estás pendiente de tu hijo todo el día ….. y la noche.
– Es normal estar cansada ¿cuando en tu vida has ocupado tanto tiempo en una tarea?
– Sigues siendo una mujer muy eficiente, solo que ahora te ocupas en otras cosas.
– Estar en casa no significa que no estés haciendo nada. Cambia el chip.
– El cambio de ritmo es brutal, date tiempo.
– Relajarse está bien, aprovecha para disfrutar el lento correr del tiempo.
– Te estás descubriendo en una nueva faceta y eso requiere también de tu atención.
– Estás conociendo al amor de tu vida y eso necesita tiempo y atención.
– Cualquier tarea ahora va a parecer más cansada porque en realidad estás haciendo al menos dos cosas a la vez, ocupándote de tu bebé y aquello otro, hacer la compra, pasear, charlar. Tu mente está siempre desdoblada y eso requiere más esfuerzo.

Estás haciendo el trabajo más importante del mundo, nunca jamás harás algo tan valioso para ti, para tu hijo y para la sociedad.

Empléate a fondo, sin miedo. Esta es la oportunidad que estabas buscando de autoconocimiento.

Levanta la cabeza, siéntete importante, lo eres.

Eres inmensamente valiosa, para tu hijo, para ti y para toda la sociedad.

Cree en ti. 

Raquel Tasa
10 Enero 2017

P.D. Por cierto, ese pedazo de bombón es mi hijo 🙂

Tal vez te interese pertenecer a nuestra CURSO-COMUNIDAD ON-LINE

Y si quieres contactar conmigo para aclarar dudas, puedes hacerlo a través de este mail puerperio@raqueltasa.com

 

Beneficios que te aportará La Maternidad Feliz

captura-de-pantalla-2016-11-20-a-las-10-42-50

La Maternidad Feliz es mucho más que un curso, es una comunidad, por eso encontrarás en ella beneficios que no tendrás en otros cursos.

Este es un proyecto creado desde el conocimiento pleno de lo que es la maternidad, somos madres y además del camino recorrido como madres nos hemos formado para acompañar a otras madres y tenemos un largo trecho ya acompañando maternidades desde grupos e individualmente.

Beneficios específicos que te aportará pertenecer a La Maternidad Feliz

  • Información real y contrastada sobre:
  • Los diferentes procesos en la maternidad, empezando desde tus propios cuidados
  • Cuidados del bebé
  • Lactancia
  • Destete
  • Alimentación complementaria
  • Relajaciones sencillas y eficaces para el embarazo, parto y postparto.
  • Aprenderás a distinguir entre lo que es normal o no en el bebé.
  • Aprenderás a darte espacio y conocerte en esta nueva etapa
  • Tendrás todos los recursos para poder escoger el que mejor se adecue a nosotras.
  • Toda la información estará disponible para ti para que puedas acceder a ella en cualquier momento, sin horarios, el horario lo pones tu.
  • Y lo más importante de todo estarás acompañada, tanto por nosotras como profesionales como por otras madres para poder compartir todo esto nuevo que te está pasando.

compra.jpg

Ser madre es una tarea dura a menudo, vivirlo teniendo información y pudiendo compartirla a cada paso es una gran ayuda.
En los cuatro módulos del curso tendrás acceso a relajaciones especialmente diseñadas para esta etapa, para el embarazo y para practicar con tu bebé, apoyo e información sobre los cambios en la maternidad, las luces y las sombras que acompañan el nacimiento de un hijo y mucha información sobre los cuidados del recién nacido y de niños más mayores.

Esta es una oportunidad de cuidarte, de quererte, de regalarte una ayuda fundamental para vivir mejor tu maternidad, acompañada, informada, dejando de sentirte perdida en este tiempo en el que la vida se te ha puesto del revés.

Quiero pertenecer a la Comunidad La Maternidad Feliz

compra

 

¿Quieres más información? Escríbenos a info@lamaternidadfeliz.com

Video La Maternidad Feliz

Bienvenida al espacio online “Embarazo y puerperio feliz”, un lugar en el que disfrutar con herramientas prácticas, información valiosa y un grupo de iguales. Porque ninguna mujer debería vivir sola el proceso de la maternidad, compartirte con otras mujeres es la mejor garantía para vivirlo sin miedo y con confianza. Embarazo y puerperio feliz es el espacio para disfrutar de tu maternidad.
Quieres saber más sobre La Maternidad Feliz? aquí tienes toda la información:
Comunidad

La Maternidad Feliz

¡¡ Estás embarazada !!   ¡¡Felicidades!!

Empieza la aventura más intensa de tu vida, un viaje que no tiene fin, una  experiencia transformadora en la que te re descubrirás, porque junto con tu el nacimiento de tu hijo, nace también una nueva mujer.

Empiezan las sonrisas íntimas acariciando ese vientre que es un poco más grande cada día, esas sonrisas que son sólo para ti y para ese bebé que se acuna en tu interior, las hormonas te ayudan a estar más relajada, más tranquila, no apresures el ritmo, no intentes atrapar los ritmos de antes, ahora estás en otra cosa, aparentemente la vida sigue igual, pero tu sabes que ya nada es lo mismo, porque tu cuerpo está entregado al milagro de la vida y eso te acompaña a cada paso que das.
Disfruta este tiempo de paz, de la barriga creciendo, del cansancio que no sabes de donde viene, de ese soñar despierta: cómo será esa preciosidad de bebé que estás gestando.
Eres poderosa, eres una diosa, estás creando vida y eso es algo que solo los dioses y las mujeres podemos hacer.

Los nueve meses de embarazo te regalan un tiempo precioso en el que prepararte para la llegada del que será el amor de tu vida y prepararte es dejarte transitar ese tiempo volviendo a conectar con el cuerpo que a menudo olvidamos, para centrarnos demasiado en la mente. Aprovecha para disipar dudas y para disfrutar paso a paso de todas las etapas que vas a transitar, desde el cansancio adormecedor a la actividad frenética, que se desata cuando necesitas urgentemente preparar el nido.

Cuando nace tu bebé continúa la aventura, un nuevo cambio, un profundo cambio se va a adueñar de tu vida. Las cosas sencillas de antes, los horarios, los tiempos de antes, se van al traste, te va a parecer que no haces nada y sin embargo ¡haces tanto! ¡tantísimo! estás criando un nuevo ser y eso es una tarea de 24 horas, agotador es cierto y también bellísimo, transformador.

La primera vez que cojas a tu bebé en brazos, la primera vez que lo veas, que os miréis, vas a darte cuenta de que aquello a lo que habías llamado amor, no es eso, es otra cosa, es esto que ahora sientes, AMOR con mayúsculas, amor generoso, amor que todo lo puede, amor sin pedir nada a cambio, amor, simplemente amor.

Vas a familiarizarte con las lágrimas, llorar está bien, vas a llorar de alegría viendo su cuerpo perfecto, llorarás por haber sido parte del milagro que lo ha traído a tus brazos, llorarás por el vértigo de ser la responsable de esa vida, por si serás capaz de hacerlo bien, por…. por todo, y está bien, de verdad, está bien.
Dejará de darte vergüenza llorar porque al fin y al cabo llorar y reír son emociones y está bien dejarse sentirlas.

Y sonreirás, se te pondrá esa sonrisa preciosa que nos nace a las madres, esa sonrisa cuando sentimos la respiración sobre nuestro cuerpo del bebé, sonreirás cuando después de mamar se eche hacia atrás satisfecho, sonreirás cuando le nazca esa primera sonrisa que lo ilumina todo.

La maternidad te traerá nuevas amigas, nuevas compañeras de camino, porque al ser madre te nace ese sentimiento antiguo de formar parte del mundo, de dejar de estar sola y andar en tribu, necesitamos tribu para compartir, para criar. Entenderás más a las otras y al entenderlas te entenderás más a ti, vas a recibir mucho amor de las que te acompañen y cada vez que lo recibas tu también vas a dar, y ahora ya sabes, desde que nació tu hijo ya sabes,  que no hay nada más agradable que formar parte de ese intercambio generoso que forma parte de la maternidad y de la vida.

Ser feliz en la maternidad, atrevernos a vivir a fondo todo lo que nos trae es un regalo de la vida también para nosotras, es un camino diferente a lo que has vivido hasta ahora, ya no estás sola y no lo vas a estar nunca más, tu hijo siempre va a estar siempre allí, toma entre tus manos esa pequeña manita y déjale ayudarte a crecer, a vivir una vida que no hubieras podido recrear sin su ayuda.

El embarazo y el puerperio nos devuelve a las emociones, el cerebro se desconecta y deja paso en avalancha a las emociones, ¡disfrútalas!, date permiso a vivir la maternidad intensamente, date permiso para vivir una maternidad feliz.

¿Quieres más información sobre La maternidad feliz y todos sus contenidos?. Aqui tienes toda la información:
Comunidad

Raquel Tasa
30 de Noviembre de 2016

Objetivos de Embarazo y puerperio feliz

En esta comunidad deseamos que todas juntas consigamos:

  • Aprender eficaces y sencillas relajaciones para el embarazo, parto y posparto.

  • Vivir la maternidad de un modo más tranquilo y gozoso.

  • Aprender a distinguir entre lo que es normal o no en el bebé.

  • Darnos espacio para sentir y reconocernos en esta nueva etapa

  • Tener todos los recursos para escoger el que mejor se adecue a nosotras.

  • Tener una comunidad de mujeres atravesando la misma situación que tú con la que compartir experiencias, dudas y alegrías.

¿Qué encontraras en Embarazo y puerperio feliz ?

¿Qué encontrarás en Embarazo y maternidad feliz?

Una comunidad  hecha especialmente para mujeres que, como tú, están atravesando su maternidad. No es un curso al uso, es mucho más. Porque no solo tienes reflexiones teóricas, recursos o biografía interesante, sino que además tienes archivos en mp3 para llevar a la práctica lo teórico. Y, aún más, tienes la posibilidad de compartirte en intimidad en un espacio creado para ti junto con otras mujeres en tu misma situación. En este curso, que más que un curso es un espacio amoroso de acompañamiento, hemos seleccionado los mejores recursos y ponemos a tu disposición toda la experiencia que tantos años de acompañar a mujeres en su maternidad nos ha dado a las autoras.

Usaremos todos los recursos que las nuevas tecnologías nos ofrecen: videos, archivos de audio, documentos, redes sociales… con el único objetivo de que vivas la maternidad con la fuerza y el sostén que te mereces.

Creemos que la maternidad, con sus luces y sombras, puede ser un espacio de empoderamiento y alegría.