Tejedoras de vida

teladearan%cc%83a

“Creemos ingenuamente que cuando entregamos vida a la vida, estamos “solo” ayudando a crecer a ese pequeño gran ser que hemos llevado en las entrañas, sin darnos cuenta de que nos estamos alumbrando de nuevo a nosotras mismas”.

 

La maternidad, el puerperio son desafiantes, difíciles y no todo tiene que ver con el cansancio, ni con la nueva vida, o sí, pero además hay algo más, algo que nos asusta profundamente, algo que nos hemos callado mucho tiempo, tanto tiempo que no nos atrevemos a ver y es en esa lucha en la que se nos hace difícil maternar.

Nos devuelve a nosotras, desprotegidas, desnudas, con todos los miedos que hemos acallado gritando a la vez y toda la emoción que no hemos sabido expresar. Nos trae de vuelta la sensibilidad para poder explorar hasta el fondo las cosas que no nos hemos atrevido a mirar.

Pero también (esos “pero” salvadores) nos trae la capacidad de sentir la sensualidad en toda su extensión, la capacidad de ver con nitidez la belleza, la belleza en todo, en nuestros cuerpos dadores de vida, en un árbol meciéndose en el viento, en la piel suave de un recién nacido que nuestro cuerpo ha sabido acunar y acompañar mientras crecía dentro y fuera de nosotras.

Luchamos sin tregua durante un tiempo por volver a ser, sin pararnos a pensar que seguimos siendo y ahora somos más, somos como el agua en el río, siempre la misma pero siempre diferente, tomando alimento de todo lo que nos rodea.

Hasta que un día, con un poco de suerte y otro poco de sabiduría, dejamos caer los brazos y nos rendimos a la evidencia. Es imposible volver a aquello, ahora eres esta.
Esta que se desmadeja en llanto porque por un momento cree que no puede, esta que se limpia las lágrimas sintiéndose poderosa.
Esta que se descubre de nuevo en el espejo de una mirada que le dice que no hay nada más importante que ella.

La maternidad y el puerperio son duros, desafiantes, porque te traen de vuelta a casa con todo lo que eres, con lo que no resolviste, te da la oportunidad de continuar desde otra mirada, resolviéndote, recomponiendo lo que no has resuelto hasta ahora.

Claro que es duro, es ver los puntos sueltos de la labor cuando ya has acabado el jersey, los que no quisiste ver y tampoco zurciste y te acostumbraste a vivir tapándolos a los ojos de los otros y a los tuyos propios.  Ahora, ahora, después de tanto tiempo de tanta vida vivida, ahora los vuelves a ver y duelen.
Solo viéndolo puedes volver a tejerlos. Necesitas ver para reconstruir.

Tejedoras de vida, de las de nuestros hijos y de nuestras vidas, porque seguramente la vida no es de nadie, aunque anide en nuestros cuerpos y podamos crearla.

La vida es vida, nos permite tejerla aunque solo somos esas manos sabias que se atreven a entretejer los hilos y crear una nueva vida, la nuestra y la de nuestros hijos. 

Raquel Tasa
Febrero 2017

 

 

Objetivos de Embarazo y puerperio feliz

En esta comunidad deseamos que todas juntas consigamos:

  • Aprender eficaces y sencillas relajaciones para el embarazo, parto y posparto.

  • Vivir la maternidad de un modo más tranquilo y gozoso.

  • Aprender a distinguir entre lo que es normal o no en el bebé.

  • Darnos espacio para sentir y reconocernos en esta nueva etapa

  • Tener todos los recursos para escoger el que mejor se adecue a nosotras.

  • Tener una comunidad de mujeres atravesando la misma situación que tú con la que compartir experiencias, dudas y alegrías.